Mis razones de por qué sí voy a correr el maratón Caracas 42K

La decisión de celebrar la II edición del maratón Caracas 42K el 28 de abril generó en algunos corredores ciertas molestias. Sé que muchos hubiésemos querido que se realizara antes, pero lamentablemente reajustar todo implica tiempo, sobre todo cuando la carrera atraviesa cuatro municipios: Libertador, Baruta, Chacao y Sucre. Además los tres primeros domingos de abril había que dejarlos pasar, pues el 7 va la primera válida de Gatorade y luego vienen el Domingo de Ramos y el de Resurrección, donde los encargados de la custodia y seguridad vial estarían en otras labores, siendo imposible apoyar el evento. No había otra. La fecha más cercana era el 28.

Comprendo en un 100% que algunos de los inscritos no deseen correrla, porque sienten que no pueden estar otra vez listos para la fecha. Igual los invito a leer mi escrito Ante la suspensión de Caracas 42K, cinco entrenadores explican qué deben hacer. También entiendo el temor de que ese domingo la temperatura pueda estar muy alta. Se respeta y se apoya totalmente su decisión.

Con lo que no puedo estar de acuerdo es que se esgriman argumentos que van en contra del evento y que nada tienen que ver con los corredores. Ninguno de los que han utilizado las redes sociales para perjudicar al maratón y a quienes integramos el equipo organizador se ha acercado a nosotros para darnos alguna sugerencia o crítica. Lo hacen después de la posposición y una consulta pública sobre cuál era el mejor momento para efectuar la prueba. Hasta hace unas semanas difundían en sus cuentas, post invitando a correr el Caracas 42K y algunos hasta ofrecían en venta las franelas del maratón. Esto, por cierto, sin el aval del Comité Organizador.

Hoy quiero compartir mis razones del por qué yo sí voy a correr el maratón Caracas 42K

Es una iniciativa de la sociedad civil, de un grupo de corredores (muchos de ellos ya fuera del país, aunque algunos siguen involucrados y aportando), que luego de la cancelación del CAF 2018 dio un paso al frente para organizar, sin ningún tipo de experiencia, un maratón modesto y austero, pero que permitiera a los amantes de la distancia compartir sobre el asfalto y recibir en la meta su medalla. No todos tienen la posibilidad de viajar al exterior a correr un maratón.

Este es un evento de los corredores. Durante los 42.195 metros el domingo 28 de abril, tal como ocurrió con la primera edición, los participantes podrán observar que los puntos de animación y de hidratación serán manejados por clubes de corredores y corredores. Esa importante responsabilidad estará en manos del club Asnoldo Devonish, Baruta Runners, Carabobo Runners, Corredores de Empresas Polar, Estrellas Olímpicas de Venezuela, Cuatro Elementos, Eco Runners, Corredores del BCV, Eleven Runners, FitBox, KakiTips, Lucena Runners, Majunche Runners, Mentor Expres y Trota La Urbina. También estarán en ese estelar rol Gatorade, Ávila Burger y Macundales. Todo esto bajo la coordinación de la Federación Venezolana de Atletismo. Es falso que este sea un evento del Gobierno Nacional.

Hubiese sido muy fácil cancelar, pero como la mayoría de los que estamos participando en la organización somos corredores y sabemos lo que significa entrenar 16, 20, 24 semanas o más, se está trabajando para hacer realidad el maratón el 28 de abril. ¿Cuál es la garantía de que se hará? Ninguna. Nadie tiene una bola de cristal para conocer que habrá otro apagón o cualquier hecho sobrevenido. Lo que sí sabemos es que la mayoría de los 1.500 inscritos quiere correr, pues en la encuesta que a través de @42kilometros se hizo para conocer el sentir de la comunidad running sobre la posposición del maratón y la nueva fecha, apenas el 3% de los votantes, aportaron razones personales para no participar en fecha posterior.

Aunque comparto que el ambiente político y social no es el ideal, lamentablemente llevamos ya años luchando contra la corriente y para los que hemos convertido el correr en un estilo de vida, el maratón será una oportunidad más para drenar y pasar un día especial. Todos van a las playas, celebran cumpleaños y hacen fiestas. Eso es entendible, porque hasta en los campos de concentración se hacía teatro y música para sobrevivir al horror. Para nosotros correr es vida. Vivimos y entrenamos por y para correr. Y esto no significa que estemos en una burbuja alejado de la realidad o que dejemos de ir a una farmacia, a un supermercado o a un hospital.

Caracas 42K es un maratón que está avalado por Feveatletismo y por la Asociación Internacional de Federaciones de Atletismo (IAAF), el organismo rector del atletismo en el mundo. A finales de febrero de 2018, el brasileño Rodolfo Eichler (el mismo que avaló la ruta del maratón CAF) vino a Venezuela y otorgó el aval de la IAAF. Es falso que no tenga aval internacional.

El hecho de que la ruta esté certificada por la IAAF y la AIMS (Asociación Mundial de Carreras de Distancia) permite que los tiempos que se registren sean homologables como récords, marcas mínimas y marcas personales, necesarias para apuntarse en los maratones más importantes del mundo.

Solo a través de Feveatletismo puede un maratón lograr el aval internacional de la IAAF. Es decir, si alguna empresa quiere organizar otro maratón (y ojalá se haga) con ruta certificada internacionalmente tiene que hacerlo a través de Feveatletismo.

Conseguir los recursos para hacer este maratón ha sido muy duro. Si recuerdan, 1.000 bolívares fue el monto de inscripción de los primeros 1.000 corredores. Con el apoyo de la empresa privada, de Feveatletismo, clubes de corredores y corredores independientes, se siguen levantando los recursos. Ha sido tan crítico lograr el dinero para el evento que estamos en campaña para recabar 200 paquetes de vasos de 100 vasos cada uno, entre 5 y 7 onzas, para los puntos de hidratación. Todos los corredores que estamos participando en su organización lo hacemos ad honorem.

Respeto a quienes no quieran participar. Cada quien es libre de evaluar y decidir qué correr y dónde hacerlo. Con quienes no podré estar nunca de acuerdo es con aquellos que en vez de sumar, restan y obstaculizan el trabajo de otros y a veces ni siquiera son corredores. Solo un maratonista sabe lo que nos duele perder un maratón y más en Venezuela donde no hay más oportunidades. Por ahora.

Ernesto Linzalata/Periodista y maratonista

Twitter, Instagram y Facebook: @42kilometros

Lee también:

Ante la suspensión de Caracas 42K, cinco entrenadores explican qué deben hacer

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.