Invita un tiburón a tu tanque, pero no dejes que te devore

Aunque esta historia data de hace algunos años, creo que es oportuna compartirla a la luz del comienzo de 2019. Un año arranca y con ello también el establecimiento de metas a alcanzar y de sueños por los que luchar.

Los japoneses siempre han gustado del pescado fresco. Pero las aguas cercanas a Japón no han tenido muchos peces por décadas. Así  que para alimentar a la población  japonesa, los barcos pesqueros fueron fabricados más grandes para ir mar adentro.

Mientras más lejos iban los pescadores, más era el tiempo que les  tomaba regresar a entregar el pescado. Si el viaje tomaba varios días, el pescado ya no estaba fresco.

Para resolver el problema, las compañías instalaron congeladores en los barcos pesqueros. Así  podían pescar y poner los pescados en los congeladores. Sin embargo, los japoneses pudieron percibir la diferencia entre el pescado congelado y el fresco y no les gustaba el congelado; por lo tanto, tenían que venderlo más barato.

Las compañías instalaron entonces en los barcos tanques para los peces. Podían así  pescar los peces, meterlos en los tanques y mantenerlos vivos hasta llegar a la costa. Pero después de un tiempo los peces dejaban de moverse en el tanque.  Estaban aburridos y cansados, aunque vivos.

Los consumidores japoneses también notaron la diferencia del sabor porque cuando los peces dejan de moverse por días, pierden el sabor fresco…

Y ¿cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?, ¿cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?

Si las compañías japonesas te pidieran asesoría, ¿qué les recomendarías?, ¿cómo resolvieron el problema las compañías japonesas?, ¿cómo consiguieron traer pescado con sabor de pescado fresco?

(Mientras piensas en la solución…. Lee lo que sigue):

Tan pronto una persona alcanza sus metas, tales como empezar una nueva empresa, pagar sus deudas, encontrar una pareja maravillosa o correr un maratón, o lo que sea, empieza a perder la pasión. Ya no necesitará esforzarse tanto. Así  que solo se relaja.

Experimentan el mismo problema que las personas que se ganan la lotería, o el de quienes heredan mucho dinero y no tienen necesidad de trabajar.

Como el problema de los pescadores japoneses, la solución es sencilla y se resume en esta frase:

Las personas prosperan más cuando hay desafíos en su medio ambiente.

En el caso de los peces, los japoneses colocaron un tiburón pequeño en el tanque. Se comía a algunos pero la mayoría de los peces se mantenían activos para no ser devorados.

Cuando alcances tus metas ponte otras mayores. Nunca debes crear el éxito para luego recostarte en él.

Así­ que invita un tiburón a tu tanque, y descubre que tan lejos realmente puedes llegar.

Twitter, Instagram y Facebook: @42kilómetros

Lee también:

Conoce el calendario de carreras en Venezuela y de los principales maratones en el mundo

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *