Embarazo, ausencia de menstruación y esterilidad en corredoras

Rompiendo mitos: Embarazo y running

Consulta con: Gilberto Lander, Ginecobstetra.

Tanto para la mujer embarazada como para su bebé, el ejercicio es muy conveniente por dos principales razones: permite controlar a la mujer su peso corporal y hay un mejor desarrollo de las destrezas visuales, motoras y auditivas del nuevo ser por recibir más nutrientes.

Aunque cada caso debe ser evaluado individualmente, en un embarazo de bajo riesgo se recomienda que el ejercicio esté presente durante gran parte de los nueve meses.

Según el médico cirujano con postgrado en Ginecología, Obstetricia y Reproducción Humana, Gilberto Lander (IG @GilbertLander), en el caso de las corredoras pueden mantener su actividad hasta el mes número siete. Luego de este tiempo sí vale considerar bajar el ritmo y evitar superficies con cambios bruscos en el trazado.

Las mismas características anatómicas de las embarazadas después de los siete meses hace que el centro de gravedad se desplace hacia adelante y eso puede conducir a alguna caída”, dijo.

Las caminatas, funcionales, elíptica y sobre todo la natación son muy recomendables para las embarazadas en los últimos meses de gestación.

El mismo embarazo genera cambios fisiológicos que elevan la frecuencia cardíaca, por lo que no deben preocuparse si nota que hay diferencias con los niveles pre-embarazo.

Lander sostuvo que es un mito el que la FC de una embarazada no debe pasar de 140, pues este es un indicador muy individual que elementos como la edad y el nivel de entrenamiento previo hacen que varíe de unos a otros.

Si el parto es en forma natural es mucho más rápido la reincorporación a la actividad deportiva y en el caso de que se haya practicado cesárea hay que evitar abdominales y ejercicios de alta intensidad, por lo menos durante dos o tres meses.

Copa menstrual ofrece sensación de tranquilidad

Durante la entrevista, el especialista expresó que los cambios menstruales en las féminas pueden afectar su rendimiento en los entrenamientos y carrera. Algunos estudios indican que el uso de anticonceptivos podría ayudar a mejorar los niveles de hemoglobina (proteína de los eritrocitos que transporta el oxígeno en todo el organismo). Asimismo se mostró de acuerdo con el uso de la copa menstrual, por la sensación de tranquilidad que ofrece.

Una de las interrogantes abordadas estuvo relacionada con la amenorrea (ausencia de la menstruación), lo que es relativamente frecuente en atletas con baja grasa corporal, pues caen los niveles de estrógenos y no hay ovulación. Las estadísticas señalan que aproximadamente un 40% de las atletas de alto rendimiento puede sufrir de amenorrea, un porcentaje que apenas es del 4% en aquellas que no son atletas.

La esterilidad relacionada con la amenorrea en atletas de alta competencia es más frecuente de lo que podemos suponer, situación que según Gilberto Lander, puede solventarse en algunos casos con la disminución de la carga de intensidad en el entrenamiento y ayuda de un nutricionista para así subir el porcentaje de grasa corporal elemento que incide en la carga hormonal femenina.

Twitter, Instagram y Facebook: @42kilometros

Lee también:

Kipchoge y su reto Ineos 1.59: “Quiero demostrar que ningún ser humano tiene límites”

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.